Tamoin realiza un simulacro ambiental de derrames en espacio natural en el Complejo Hidroeléctrico de Gouvães

Tamoin da servicio y ejecuta sus proyectos en muchas y diferentes localizaciones, esta diversidad hace que, en ocasiones, nuestras actividades se enclaven en espacios singulares que requieren de una mayor atención, dado el posible impacto medioambiental que se pudiera causar en caso de fallo o emergencia.

Por esta razón, desde nuestras unidades de Calidad, Prevención y Medioambiente se planifican un amplio programa de simulacros en situaciones de emergencia para mejorar nuestra operatividad y prevenir los posibles daños a la salud y al medioambiente.

En este caso nuestros esfuerzos de mejora se han centrado en el Complejo Hidroeléctrico de Gouvães, dentro del distrito de Vila Real y junto al río Tamega, donde nuestra empresa realiza las labores de montaje de turbinas y ejecución de estructuras para tuberías.

El Trabajo principal se ejecuta en una caverna excavada en roca, donde las medidas de control y seguridad son exhaustivas tanto por nuestros responsables de Calidad y Medioambiente, como por la inspección de Iberdrola. A su vez, nuestras instalaciones se extienden a la superficie, donde contamos con un “estaleiro” (taller-almacén) para acopio de material y preparación de material y pequeñas operaciones.

Este se encuentra junto a la ribera del río Támega y es ahí donde se centran nuestros esfuerzos para que el impacto ocasionado se mínimo, dada la presencia de un ecosistema fluvial que proteger, con un nivel freático alto y el posible daño que las aguas de escorrentía podrían causar de no controlar nuestro material, residuos o posibles derrames.

Por esta razón el pasado 6 de diciembre, nuestro departamento de medioambiente ejecutó un simulacro de emergencia para casos de derrame en el estaleiro.

El simulacro fue dirigido por nuestro responsable en planta Jhon Harry y con la participación activa de nuestros trabajadores. Esta contó además con la asistencia de uno de los responsables de Iberdrola en materia de medioambiente, que revisó y aprobó nuestro protocolo de emergencia para los casos de conato de accidente ambiental.

Todos nuestros esfuerzos de aplicación y  mejora de los protocolos fueron indicados en controlar el derrame ocasionado, protegiendo las zonas exteriores del estaleiro, ribera del río y suelo natural, para reducir de esta forma el impacto a su mínima expresión, comprobando la eficacia de nuestros kits de contención de derrames y la correcta gestión del residuo generado.

Además, se hizo énfasis en la importancia de la comunicación con los equipos de emergencia y responsables de obra. Quedando satisfechos con el resultado de este y recibiendo la felicitación de nuestro cliente en la obra del CH Gouvães.